7/19/2006

Democracia Cristiana: Un partido político de Esperanzas


Un grupo de jóvenes militantes y simpatizantes del PDC, hemos desarrollado una serie de jornadas temáticas, orientadas a la formación política desde los fundamentos valóricos y principios del Humanismo Cristiano. Este espacio de encuentro fraterno que hemos instalado, nos ha permitido reflexionar y dialogar entorno a los temas de contingencia sobre la base de los valores que nos mueven como partido hacia la búsqueda de verdaderos caminos de justicia social, democracia real y plena, respeto, compromiso social, responsabilidad, solidaridad y por sobre de esperanza.

Hemos re-descubierto nuestra historia partidaria, desde la experiencia de distintos actores de la vida pública que pertenecen a nuestro partido. Hemos escuchado y compartido con ellos que la Democracia Cristiana debe estar al servicio de las personas, porque en ellas está la razón de nuestro accionar, ya que le hombre y la mujer, tienen el derecho a desarrollarse en plenitud e igualdad de oportunidades, y es nuestra tarea proporcionar las condiciones necesarias para que esto así ocurra.

En virtud de esto creemos que para seguir trabajando debemos estar convencidos de que somos parte de un proceso de construcción social, donde con cada gesto solidario, con cada pequeña acción en nuestro entorno, aportamos a que los cambios que tanto anhelamos se concreten, sembrando así esperanzas para la transformación de nuestra sociedad, hacia caminos de justicia e igualdad social.

Estamos convencidos que hacer política es una opción de vida, una vocación, que nos pone al servicio de los demás, que implica hacernos cargo de la problemática social, en los distintos ámbitos donde nos movilizamos: hogar, escuela, barrio, las organizaciones, en el lugar de trabajo, etc.

Pero esta vocación, nos lleva a un nuevo desafío, la generación de propuestas concretas desde los jóvenes, para los jóvenes y la comunidad, sin olvidar nuestro proceso inicial, que es seguir con la formación y la capacitación política.

En este contexto, es grato destacar el trabajo de un grupo de camaradas que organizó un Pre-Universitario dirigido a estudiantes secundarios de establecimientos técnico-profesionales, que no tiene acceso a costear estos estudios y desean ingresar a la universidad. Además, de la inserción que se pretende tener en la comunidad, para conocer en terreno la realidad y desde allí transformar, desde los aprendizajes y la experiencia.

Es por eso que hoy día, queremos compartir con ustedes el significado profundo de este trabajo, que ha inspirado y motivado a un grupo de jóvenes que creemos que es posible un Chile distinto, más justo, solidario, democrático. Es la esperanza de creer que somos capaces de transformar nuestra sociedad según los signos de los nuevos tiempos, es el sueño de todos juntos que se llama libertad e igualdad.




Ingrid Melipillán Muñoz
Licenciada en Servicio Social
Militante JDC

1 Comments:

Anonymous Anónimo said...

Hola Ingrid, me da gusto verte (en la foto) y leer lo que escribiste. Por eso te felicito y que bueno que hayas seguido en la senda política y hayas proyectado tu carrera en beneficio de los demás y no del propio.
Cariños,

Cristián Muñoz F.
Periodista

2:37 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home