9/20/2006

ELECCIONES JDC - 15 DE OCTUBRE 2006

Se viene un nuevo proceso electoral al interior del partido. Los jóvenes, tendremos la posibilidad de elegir a nuestros representantes, que ojalá representen a lo menos una parte de lo que soñamos y queremos muchos militantes. Pero también espero que esos sueños y deseos sean lo que tienen muchos jóvenes del país, porque soy una convencida de que los partidos no solo deben satisfacer las necesidades y demandas de quienes “son parte de un mismo sector”, sino de la gran mayoría de personas que habitamos esta franja angosta llamada Chile.
Espero que este nuevo proceso, traiga consigo nuevas esperanzas y aspiraciones de un Chile renovado en ideas e ilusiones, donde nuestro/as candidato/as, se las jueguen por propuestas claras y concretas sobre la realidad del presente y las se proyecten al futuro. Porque somos los jóvenes los llamados a transformar la realidad, los viejos están marcados por tendencias y formas que son difíciles de borrar, los jóvenes están en la etapa de moldear y soñar con un futuro mejor, mas digno, transparente y mas humano.
Espero que aquello/as que sean elegido/as, lleven a cabo una agenda de trabajo, que sea capaz de resolver temas internos tan importantes como la formación doctrinaria (se hace pero no desde la estructura), la descentralización en los procesos partidarios como la inscripción de nuevos militantes (que no tengan que ser validados en Santiago, normalmente las fichas se pierden), entre otros. Por otra parte, deben ser capaces de estar al día con los acontecimientos nacionales, regionales, provinciales y comunales, dando respuestas coherentes a estas situaciones, pero por sobre todo se debe tener una propuesta clara a estos temas, como píldora del día después, aborto, empleo, inscripción registro electoral, educación, servicio militar voluntario u obligatorio, entre otros. Y estas propuestas deberían ser trabajadas con las bases, para generar participación de verdad al interior del partido. A veces creo que se nos olvida lo que significa la participación y en esto lo que significa representar a otros a través de una directiva. Ojalá esto no pase ahora.
En fin, hago un llamado a cada sector, a cada candidato y candidata de las distintas mesas, a desarrollar un proceso limpio y transparente, donde las ideas y propuestas sean la base de la reflexión y el diálogo, que podamos notar todos aquellos que miramos el proceso de una manera distinta que existe fraternidad y que los discursos no son solo una declaración de principios al vacío, sino que es la forma como deben trabajar y pensar los demócratas cristianos de corazón. Espero a lo menos que seamos capaces de generar debates regionales. Veremos que pasa....
Ingrid Melipillán Muñoz
Militante JDC